Qué es el síndrome de burnout y cómo combatirlo

El Síndrome de Burnout también conocido como el síndrome del trabajador quemado es una patología que se asocia al agotamiento físico, mental y emocional causado por el trabajo.

En el 2000 la Organización Mundial de la Salud reconoció el estrés laboral como un factor de riesgo que puede afectar de múltiples maneras a las personas, y en el 2019 se reconoció el síndrome de burnout dentro de la revisión 11 de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11).

Esta patología puede afectar la personalidad y la autoestima del trabajador, llegando a prologarse con el paso del tiempo. En este proceso, el afectado tiende a perder el interés por sus labores y comienza a desarrollar una aptitud negativa hacia su trabajo y/o empresa.

Este síndrome puede ser sufrido por cualquier persona de cualquier profesión, aumentando las posibilidades de padecerlo si existe tensión en el ambiente laboral, diferencias entre las expectativas laborales y la realidad, entre otras.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de burnout?

Entre los principales síntomas que se presentan son:

–          Agotamiento físico y mental de manera generalizada.

–          Alteraciones psicosomáticas como dolores musculares, problemas estomacales, entre otros.

–          Aparición de ansiedad y/o depresión.

–          Cambios en el comportamiento del trabajador.

–          Indiferencia y desapego hacia el trabajo.

–          Irritabilidad en el trato hacia compañeros de trabajo y clientes.

–          Disminución en la productividad laboral.

–          Alta desmotivación en la realización de labores.

–          Falta de atención. También se ve afectada la memoria.

¿Cómo prevenir y combatir el síndrome de burnout?

El primer paso para poder hacer frente a este síndrome es reconocer las condiciones laborales que pudiesen desencadenar esta problemática. Además, se pueden tomar acciones personales para reducir el impacto entre las que se encuentran:

1.       Pequeñas acciones para grandes logros: muchas veces el exceso de trabajo es lo que termina desencadenando el síndrome de burnout; por lo que una opción es distribuir el trabajo en pequeñas tareas, de esta manera se puede ir generando satisfacción al lograr esos pequeños objetivos propuestos, hasta llegar a la meta final o terminar todo lo planeado.

2.       Sin excusas: dentro de las tareas laborales se pueden producir muchas excusas para poder realizarlas (falta de tiempo, recursos escasos, poca colaboración del equipo, etc.); por lo que se deben cambiar esas excusas y buscar soluciones prácticas.

3.       Un poco de tiempo personal: siempre es importante tomar tiempo fuera de las tareas del trabajo, donde la diversión y la relajación permitan olvidar por unos momentos el estrés que se pueda presentar dentro de la empresa.

Además, la empresa también debe buscar las formas en que dentro del trabajo exista un ambiente de bienestar laboral, disminuyendo el estrés y las presiones hacia los empleados. Es decir, evitar el síndrome de burnout es un trabajo de ambas partes.

Se debe procurar crear un buen clima laboral, donde pueda existir buena comunicación entre todos los involucrados, estableciendo estrategias para incentivar la productividad sin presión y que permita detectar casos de alarma de llegar a presentarse.

Finalmente, puedes apoyar a tus colaboradores a alcanzar un mayor nivel de bienestar, poniendo a su disposición un servicio de telemedicina como el que ofrecemos en  Midoconline, a través del cual tus trabajadores podrán consultar por videollamada y de forma ilimitada, a una amplia red de especialistas médicos de primer nivel. Comunícate con nosotros y descubre las soluciones que tenemos para ti y tu empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.